Santo Domingo de Guzman 5 lonja
48006 Bilbao, Bizkaia
Tfnos: 944 05 25 92, 670 239 668 y 616 099 331
info@inmoreformas.com
 

Cómo solucionar problemas de humedades en terrazas

Impermeabilización de terrazas en Bilbao

Suelen decir que solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena. Algo parecido ocurre con las humedades que se generan en las terrazas en épocas lluviosas.Es conveniente atajar este tipo de problemas cuanto antes para evitar causar problemas de salubridad en los vecindarios.

SOLUCIONES PARA IMPERMEABILIZAR AZOTEAS Y TERRAZAS

Hay diversos procedimientos para impermeabilizar una terraza. Desde nuestro punto de vista, las ventajas e inconvenientes de estos métodos de impermeabilización son:

Láminas impermeables que se pegan con colas especiales.

El proceso de colocación es menos laborioso pero el agua, al contacto con estas colas hace que se debiliten las uniones y acabe filtrando el agua por ellas. Es mucho más difícil impermeabilizar zonas como ángulos o rodapiés y por ello no se obtienen los mejores resultados de impermeabilización.

Pinturas impermeables.

También son fáciles de aplicar pero con el tiempo, y sobretodo si están expuestas al sol, se agrietan y pierden sus propiedades.

Morteros especiales.

Son sencillos de aplicar, ahorran pasos en la ejecución de la impermeabilización porque basta con picar la zona afectada y echar el mortero aplicando las caidas adecuadas. Sin embargo, si la zona que se quiere aislar es muy grande convendría dejar juntas de dilatación y, en tal caso, estaríamos creando una filtración. Si se prescinde de las juntas de dilatación y el clima tiene cambios de temperatura extremos, el mortero puede fisurarse causando la temida filtración.

– Y láminas asfálticas.

Su colocación es más laboriosa, pero, bajo el punto de vista de InmoReformas, es la que mejores resultados y mayores garantías ofrece. El procedimiento que se sigue es:

  • Picar completo el suelo y eliminar los viejos elementos impermeabilizantes (si los hubiera)
  • Colocar sumideros de desagüe con el suficiente diámetro para el caudal de agua que va a recoger la terraza
  • Dar caídas con mortero de cemento para evitar que se quede agua retenida
  • Picar los rodapiés en todo el contorno de la terraza con la profundidad y altura adecuadas, se hace una media caña y se encastra la tela asfáltica para evitar que el agua que resbala por la fachada filtre por esas zonas tan conflictivas
  • Aplicar barniz bituminoso como imprimación
  • Soldar la tela asfáltica a fuego con solapes de 10 cm entre sí y en dos capas cruzadas, siendo una capa elastómera.
  • Proteger la tela asfáltica con lámina geotextil
  • Recrecer con mortero de cemento el suelo respetando las caídas
  • Realizar el acabado final con baldosas de gres, colocadas con cemento cola flexible y respetando las juntas de dilatación.